El Acabado Supermate, la tendencia que se consolida

Acabados supermate

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

En el mundo del diseño de interiores, y por tanto también en el de la fabricación de mobiliario y materiales, surgen y/o se rescatan tendencias continuamente. Muchas de ellas son pasajeras y otras tantas perduran durante años e incluso décadas. En lo que se refiere a acabados las tendencias suelen durar bastante tiempo, y los brillos y altos brillos llevan ya algunos años siendo la referencia del mercado. En contraposición están resurgiendo los acabados mate y supermate, siendo este último las soluciones que el diseño industrial y los profesionales ofrecen para ir “más allá.”

Los acabados supermate consisten en superficies que no reflejan la luz como hace otros, ofrecen un aspecto sencillo, permiten disimular las posibles imperfecciones en mayor medida, incluso aquellas prácticamente imperceptibles por lo que se consigue una superficie con una apariencia perfecta, y que gracias a los últimos avances permiten no dejar huellas, algo que se agradece especialmente en el mobiliario de cocina.

Como sucede con el alto brillo, el supermate, no es una textura o cualidad que presenten de manera natural muchos materiales, por lo que hay que recurrir a la tecnología y al avance de la industria química para alcanzarlos. En el caso de tableros para la fabricación de toda clase de mobiliario o para revestir paredes se debe recurrir a pinturas, lacas o melaminas para conseguir estas propiedades.

Aunque con mayor frecuencia al hablar de este tipo de acabados se suele hablar de colores lisos o unicolores no tiene porque ser así, es fácil encontrar tableros supermate imitando la apariencia de la madera, el metal e incluso con originales diseños.

Aunque la apariencia de los acabados supermate es más sobria que la ofrecida por los acabados brillantes, facilitan el destacar otros elementos decorativos, especialmente cuando este es brillante como un espejo.