Si tuviéramos que dar una definición de puertas francesas aproximada, podríamos decir que son aquellas que se componen de un cuerpo o estructura maciza, y cristales para favorecer el paso de la luz.

Desde el punto de vista decorativo son una opción ideal para mantener la continuidad de los espacios incluso cuando la puerta está cerrada. Aportan elegancia y se pueden adaptar a cualquier decoración, ya sea clásica o moderna.

En estilos modernos, donde predominan las líneas rectas, encontramos principalmente cristales rectangulares y mucha simetría.

En estilos rústicos, campestres o más tradicionales se combinan curvas y molduras.

Respecto al uso de colores en puertas francesas hay un claro ganador. El blanco es con mucha diferencia el más utilizado. La apariencia natural de la madera siempre está ahí. Y para los más arriesgados que buscan dar un toque de modernidad encontramos el negro.

Materiales

Tradicionalmente las puertas francesas tienen el cuerpo en madera y el cristal completamente transparente. En la mayoría de ocasiones así es, aunque con el fin de adaptarse a diferentes realidades podemos encontrar otros materiales.

El aluminio es un frecuente sustituto de la madera, pero no en todas las ocasiones. En el interior de las viviendas la madera sigue siendo lo más utilizado. Ya no tanto en exteriores, donde la combinación de resistencia y poco mantenimiento necesario del aluminio se ha impuesto.

materiales puertas francesas

Otra motivo por el cual el aluminio se demanda para este uso es su facilidad para la instalación de sistemas de apertura de corredera. La necesidades de la madera en este caso son mucho mayores y más complejas.

Respecto a los cristales y pensando en exteriores, se demanda vidrios laminados o templados que ofrecen una mayor resistencia. También es frecuente encontrar hoy en día casas donde no se quiere renunciar a la privacidad, la luminosidad y estilo que ofrecen las puertas francesas. Por eso para las puertas de entrada se se suelen instalar vidrios laqueados o que no permitan ver pero si el paso de la luz.

Usos

usos puerta francesa

Si bien este tipo de puertas podría usarse en cualquier situación no siempre son la mejor opción. Existen habitaciones en cualquier casa donde se quiere guardar algo más de intimidad, como son los dormitorios y los baños. Yo no soy partidario de instalarlas en estos casos.

Sin embargo en interiores y para acceder al salón, al pasillo e incluso a la cocina no veo inconvenientes. Con ello conseguiremos mejorar la iluminación y sensación de amplitud de la casa.

Para exteriores también soy partidario, especialmente en los casos en los que se puede disfrutar de un jardín o de un bonito balcón. Las cortinas y estores son un complemento indispensable en estos casos.

Por otro lado existen muchas personas que ven en este tipo de puertas un riesgo, ya que piensan que ofrecen menor seguridad o resistencia frente a accesos indeseados.

Este argumento podría haber sido cierto hace décadas. Hoy en día no. Con la combinación entre aluminio y cristal adecuada se consigue mucha más resistencia y seguridad de la que puede parecer.

Pero las puertas francesas no solo se usan como puertas de paso o de exterior. También se usan en el mobiliario. En armarios, alacenas o vitrinas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here