Tableros de Fibras, todo lo que necesitas saber

tableros de fibras

Quieres recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Los tableros de fibras de madera son tableros fabricados a partir de la unión bajo presión de un adhesivo (colas y/o resinas) con fibras de madera obtenidas a través de un proceso industrial. Este proceso fuerza el paso de la madera a través de unos rodillos metálicos que la convierten en hilos mientras es secada reduciendo la humedad hasta el 20%. No necesariamente se utiliza madera de manera exclusiva, se pueden utilizar cortezas, fibra de carbono, bambú, etc. También cabe mencionar que el uso de formaldehído se ha reducido drásticamente, y con ello la toxicidad del producto.

Generalmente cuando se habla de tableros de fibras se habla de MDF o tableros de densidad media (DM), sin embargo esto no es del todo correcto. Es cierto que este el tipo más frecuente, pero no el único. Cuando la densidad del tablero supera los 850kg/m3 es más correcto hablar de HDF (High Density Fibreboard) o tablero de fibras de alta densidad, mientras que si está por debajo de 500kg/m3 hablaremos de LMF (Low Density Fibreborad) o tablero de baja densidad.

Si el objetivo es conseguir un material más ligero aunque se sacrifique algo de resistencia se suele optar por un tablero de baja densidad, mientras que si buscamos una mayor resistencia en un espesor igual o menor nos inclinaremos por los de alta densidad. La demanda de estos últimos había sufrido un bajón pero se ha recuperado en estos años, destacando sus usos en la fabricación de encimeras más finas, mobiliario y suelos laminados.

Características

  • Si bien no es complicado encontrar tableros de fibras en bruto es mucho más sencillo encontrarlos recubiertos de melaminas, chapas de maderas, lacados, etc.
  • No tiene veta, nudos o anillos como la madera.
  • Está muy generalizada la creencia de que los tableros de fibras tienen una mayor resistencia a la humedad que otros tipos de tableros, sin embargo, no tiene porque ser cierto. La resistencia a la humedad viene definida en gran medida por el adhesivo u otros productos químicos utilizados durante el proceso de fabricación. Por tanto, si buscamos un tablero de fibras con una resistencia mejorada a la humedad debemos exigir que sea hidrófugo. Normalmente, durante la fabricación, se le añade tinte azul para diferenciarlo, aunque no siempre es así.
  • Al igual que con los tableros hidrófugos si queremos un mejor comportamiento frente al fuego debemos asegurarnos de que el tablero esté etiquetado como ignífugo. El tinte utilizado en este caso es rojo.
  • Si bien los dos anteriores son los tratamientos más frecuentes en esta clase de tableros no son los únicos. Tratamientos fungicidas para evitar el crecimiento de hongos, o endurecedores son otros valiosos ejemplos de la versatilidad de este tipo de madera técnica o industrial.
  • Tiene un coste relativamente bajo si lo comparamos con las alternativas en madera maciza o contrachapados, pero superior al de los aglomerados.

Ventajas de los tableros de fibras

  • A diferencia del aglomerado la superficie de los tableros de fibras es realmente lisa, incluso se podría decir que suave, lo que lo convierte en un material ideal para la aplicación de pinturas, lacas y barnices.
  • Tiene un muy buen comportamiento en el uso de adhesivos y colas.
  • A diferencia de otros tipos de tableros no es propicio a partirse en una determinada orientación.
  • Es flexible.
  • Facilidad de mecanización y muy buen resultado.

Inconvenientes de los tableros de fibras

  • Para un mismo nivel de resistencia que un aglomerado es necesario un mayor peso.
  • Para trabajar con tornillos es necesario avellanar o utilizar tornillos específicos ya que tiende a romper en las esquinas al apretar.
  • Es necesario trabajar en lugar ventilados o equipados para ello dado que se usa formaldehído durante la fabricación que se libera al cortar, lijar o mecanizar.

Uso de los tableros de fibras

Existen principalmente dos categoría de usos. Por un lado la fabricación de mobiliario destacando puertas y muebles de cocina, aunque también se usa para molduras, puertas de paso u otros elementos mecanizados. Y por otro lado como elemento estructural dentro de la construcción, especialmente para panelar y como soporte de suelos laminados y revestimientos.

Su utilización no está recomendada para lugares muy húmedos o donde pueda entrar en contacto directamente con el agua, aunque esté catalogado como hidrófugo. Esta es una cualidad que mejora la resistencia a la humedad, pero no evita del todo su acción.

Su uso como panel para recubrir paredes se debe a la facilidad y el buen resultado que se consigue al aplicar pinturas, lacas, etc., y no a sus cualidades como aislante acústico. Si quisiéramos conseguir este fin debería utilizarse junto con otros materiales.