Maderas

Madera de Encina: Usos y Características

madera de encina

La madera de encina es una madera dura muy conocida en torno del Mar Meditarreneo, donde es una de las especies más abundantes. Su nombre científico es Quercus ilex, y también se la conoce como alsina, carrasca o chaparra.

Es un árbol de crecimiento lento que puede alcanzar los 25 metros de altura. Su fruto son las bellotas, muy demandadas en los ámbitos rurales, de ahí que uno de los más importantes usos de la encina no sea la producción de madera, sino su uso como árbol frutal.

Se la suele comparar con la madera de roble. De hecho, en los países angloparlantes se le llama Holm Oak (oak=roble). El precio de la encina es también similar al de las especies de roble locales.

Sin embargo, no se trata de una madera de gran calidad. Los usos de la madera de encina son bastos, donde lo que se busca es básicamente resistencia. A pesar de ser una madera abundante en las zonas en las que es típica, su exportación es muy limitada.

Características de la madera de encina

Color: Blanquecino en la albura y marrón rojizo en el duramen.

Fibra: entrelazada y ondulada.

Grano: Media a grueso.

Densidad: Tiene una densidad aproximada de 800-850 kg/m3 al 12% de humedad.

Dureza: Se trata de una madera dura con 6 en el test de Monnin.

Durabilidad: Gran resistencia a la putrefacción. No tanto al ataque de insectos, la mariposa «piral de la encina» o algunos escarabajos son su principal problema.

Estabilidad Dimensional:

  • Coeficiente de contracción volumétrico: 0,55% madera nerviosa.

Propiedades Mecánicas:

  • Resistencia a la compresión: 590 kg/cm2
  • Resistencia a flexión estática: 1.500 kg/cm2
  • Módulo de elasticidad: 136.750 kg/cm2

Trabajabilidad:

  • Aserrado. Sin más problemas de los derivados de su dureza.
  • Secado. Lento, con riesgo de albeo y aparición de fendas.
  • Cepillado. Sin problemas, salvo en los casos de fibra ondulada.
  • Encolado. Sin problemas.
  • Clavado y Atornillado. Requiere pretaladros.
  • Acabado. Sin problemas.

Usos

  • Herramientas de labranza como arados o carros.
  • Herramientas y mangos.
  • Pequeñas construcciones hidráulicas.
  • Suelos o tarimas.
  • Vigas.
  • Construcción naval.
  • Gracias a su alto poder calorífico se ha usado en muchas zonas como carbón o leña hasta el siglo XX. Hoy en día sigue existiendo este uso, aunque a escala mucho menor. Se la considera una de las mejores opciones para cocinar y hacer barbacoas.

Suscribete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.

Suscríbete y recibe las novedades en tu correo.