Acabados

Acabados para Madera aptos para Alimentación

No tienes claro que producto utilizar para proteger la madera que estará en contacto con alimentos: tablas de picar, cucharas, cuencos, platos y vasos...

proteger madera alimentación

En cualquier cocina o comercio de alimentación pueden existir muchos artículos de madera que entren en contacto con alimentos. Por un lado, utensilios o menaje como tablas de cortar, vasos, cubiertos, platos, cuencos, etc. Y por otro, superficies como encimeras, expositores o cajas.

Esta debería estar tratada y estos acabados para madera de uso alimentario deben cumplir una doble función, por un lado, proteger la madera, nutriéndola y evitando en cierta medida la proliferación de bacterias o microbios. Y por otro, deben ser productos que al entrar en contacto con alimentos no los contaminen y los vuelvan perjudiciales para nuestra salud.

Aceites Alimenticios

Con estos nos referimos a aceites que se usan normalmente en la alimentación, por ejemplo, aceite de oliva, girasol, almendras, nuez o sésamo. Estos nutren la madera y la impermeabilizan muy ligeramente.

Estos cumplen su función, sin embargo, el resultado es mejorable y las renovaciones del acabado deben ser más frecuentes. Aunque por otro lado se trata de productos que tenemos a mano en casa, tienen un coste muy reducido y su aplicación es muy sencilla y rápida.

Un inconveniente de estos aceites es que se vuelven rancios. Se debe a la oxidación de las grasas que contienen, y que terminarán afectando a la comida. De ahí que las limpiezas y renovaciones deban ser más frecuentes.

Se utilizan principalmente para proteger tablas de cortar.

Aceite de Linaza o Lino

Este tipo de aceite es muy utilizando en el mundo de la carpintería para la protección de la madera. Una vez aplicado, se seca y sella parcialmente la madera.

El resultado será un ligero oscurecimiento de la madera, de apariencia rústica y una superficie ligeramente más dura.

Un inconveniente del aceite de linaza en este sentido es el tiempo de secado, que en función del aceite, la madera y las condiciones ambientales puede tardar hasta varios días.

Nota: El aceite de linaza se usa en muchos ámbitos, y es habitual encontrarlo en combinación con productos que son tóxicos. De ahí que debemos prestar atención y comprarlo tan solo en estado purificado y apto para uso alimentario si lo vamos a utilizar en madera que va a entrar en contacto con alimentos.

Aceite Mineral para Madera

proteger tabla de cortar con aceite

Este es sin duda el acabado de uso alimentario más habitual para las superficies y utensilios de madera. En contra de lo que pueda parecer no es un aceite de origen natural, se trata de un derivado del petróleo, al igual que el aceite de coches. Aunque en este caso está altamente refinado y purificado, tanto que es incluso un componente habitual de productos cosméticos (lociones de bebés, cremas frías, etc.) y alimenticios (levaduras, caramelos, etc.). A pesar de ello es un producto insípido, incoloro, sin olor y completamente seguro.

Una gran ventaja respecto a los aceites alimentarios es que el aceite mineral no se vuelve rancio, ya que es químicamente estable.

Al igual que los aceites nombrados anteriormente su aplicación es muy sencilla. Con un trapo o incluso con una servilleta empapados en el aceite se esparce sobre la madera mientras esta la absorbe. Se seguirán aplicando capas hasta que la madera siga absorbiendo el aceite, normalmente 2 o 3 capas.

Cera de Abeja

La cera de abeja de es un acabado natural y tradicional para madera. Entre sus características destacan su facilidad y rapidez de aplicación, su capacidad para nutrir y proteger la madera, y su bajo precio.

Obviamente esta capa de protección ofrece una resistencia limitada y se desprende con facilidad, por lo que las renovaciones deberán ser especialmente frecuentes. Sin embargo, la facilidad de aplicación y rapidez compensan esta situación.

Combinaciones de Cera de Abeja y Aceite Mineral

Una combinación que ofrece excelentes resultados es la de aceite mineral y cera de abeja. Ya sea aplicando primero el aceite y luego una capa de cera, como utilizando directamente una mezcla de estos productos.

El resultado es una madera hidratada y resistente, y bien sellada para evitar la proliferación de bacterias. Se puede utilizar en toda clase de artículos de madera: cuencos, cucharas, tablas de cortar e incluso en juguetes.

Barniz de uso alimentario

Existen diferentes tipos de barniz cuya composición y características los hacen aptos para entrar en contacto con alimentos, al menos, son capaces de cumplir con las normativas de algunos países para ello.

Se trata normalmente de un barniz bicomponente (el barniz propiamente dicho + endurecedor) que crea una capa especialmente dura.

Los usos contemplados normalmente son estanterías y expositores de comidas, caja de transporte de alimentos, tonelería, bandejas… Es decir, básicamente superficies donde se pueden colocar alimentos. En estos campos se trata de una solución perfecta, especialmente en negocios, como panaderías o fruterías, ya que se reduce al mínimo la necesidad de mantenimiento y renovación de acabados.

Aunque no hay menciones en contra, a título personal no lo usaría en superficies que por su naturaleza van a sufrir agresiones, como las tablas de picar. Podrían desprenderse barniz al cortar, que luego pasaría a la comida.

En cuanto a los tipos de barniz, podemos encontrar principalmente barniz de epoxi alimentario y poliuretano.

Suscríbete y recibe todas nuestras novedades

Respetaremos tu privacidad.